Saltar al contenido

Big Data y la tarea pendiente de las ciudades

Cada vez que una persona sale a correr y registra su actividad en una app, cuando hace compra desde su teléfono móvil o comparte un video gracioso en redes sociales, está contribuyendo con información al Big Data.

Es 2017 y el Big Data está por todos lados, haciéndose día con día más multidimensional. El enorme crecimiento y alcance del Big Data está, en gran medida, determinado por la adopción del Internet of Things (IoT) o Internet de las cosas, nuevas opciones de almacenamiento relativamente baratos y nuevos y mejores métodos de captura de datos.

El Big Data tiene la capacidad de proveer información más que valiosa para las marcas, de tal forma que aumenten exponencialmente las oportunidades de satisfacción de sus clientes.

Uno de los retos más grandes para las empresas es no sentirse capaces de adoptar los cambios requeridos para la implementación del Big Data. De igual forma están aquellas que ya se encuentran recolectando información, pero carecen de la capacidad de análisis para interpretar y actuar en consecuencia.

Todo esto sucede a nivel mundial, y el caso de Latinoamérica no es tan distinto. En especial si se toma en cuenta que la región afronta aún más retos debido a condiciones específicas como la desigualdad económica, el analfabetismo digital y la brecha digital para los sectores más empobrecidos.

“América Latina y el Caribe registra muchos avances en la Internet del consumo, pero no así en la Internet de la producción” -Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

El lado oscuro del Big Data en Latinoamérica

El Big Data en Latinoamérica trae conversaciones sobre desarrollo sostenible, economía regional y su crecimiento a través del tratamiento masivo y automatizado de datos por medio de algoritmos.

La ONG Derechos Digitales, apunta que este análisis masivo y automatizado de datos se caracteriza por los siguientes 4 elementos:

  1. Volumen: datos a gran escala
  2. Velocidad: en tiempo real
  3. Variedad: múltiples bases de datos que se entrecruzan
  4. Veracidad: intenta dar fiabilidad a datos intrínsecamente imprecisos

Con tan solo analizar el patrón de los “me gusta” del perfil de Facebook de una persona, es posible que los algoritmos identifiquen el género, inclinación sexual, raza, edad y hasta afiliación política.

Aquí nos enfrentamos a un dilema ético, en el que es posible vulnerar la privacidad de las personas. Sobre todo cuando nos enfrentamos a la realidad del historial de gobiernos aficionados a espiar y vigilar a sus ciudadanos en la región. Asimismo, las altas tasas de propensión hacia la discriminación.

¿Tienes idea de qué hacer con el Big Data?

El Big Data ha subido a la cima de la agenda corporativa de manera unánime. Los datos suponen la promesa de transformar la forma en la que muchas compañías hacen negocios, logrando mejoras en el desempeño que serán indiscutibles.

Cada instante que pasa creamos nuevos datos. Al punto de que somos capaces de realizar 40.000 consultas de búsqueda cada segundo (solo en Google), lo que suma unas 3.5 búsquedas por día, y 1.2 billones de búsquedas por año.

Así que es evidente que estas herramientas han abierto nuevas vías de ventaja competitiva que ya no podemos negar. El problema está en que muchas empresas aún no tienen idea de cómo proceder respecto a ellas.  

En varias ocasiones te hemos hablado de los beneficios que aporta el Big Data, y hemos sido enfáticos en decir que los datos están ahí para facilitar tu vida. El día de hoy te queremos compartir algunas consideraciones sobre el camino a seguir cuando de los datos y la información se trata.  

Si consideras que te has quedado atrás porque no sabes cómo moverte o qué datos son relevantes para ti, podríamos decirte desde ya que: TODOS. O bueno, casi todos. Hay que saber diferenciar, ya que por supuesto que hay grandes empresas basadas en enormes cantidades de datos.

Ahí tienes a AmazonGoogle, o Bloomberg. La actividad toral de estas empresas se basa en los datos, y extraen muchas oportunidades de ellos. Es probable que este no sea esencialmente tu caso.

Mi punto es que cuando se habla de datos no tienes porque ser una de estas compañías para tenerlos, administrarlos, y saber qué hacer con ellos. La clave es centrarse en las grandes decisiones para las cuales si tuvieras mejores datos, tendrías mayor capacidad de predicción.

Cómo la tecnología de la ciudad inteligente y el Internet de las cosas cambiarán nuestros apartamentos, redes y comunidades

Las personas continúan acudiendo en masa a las ciudades por varias razones, como oportunidades de empleo, estilo de vida y más.

Inversión anual de Smart City
La inversión anual en ciudades inteligentes continúa aumentando. 

Los últimos datos de la Oficina del Censo de los EE. UU. Mostraron que todas menos una de las 20 ciudades más grandes de los EE. UU. Experimentaron un crecimiento demográfico el año pasado. Y con la excepción de la ciudad de Nueva York, las 15 ciudades que tuvieron el mayor crecimiento demográfico se ubicaron en las partes sur y oeste del país.

A medida que esta migración continúe, las ciudades deberán ser más eficientes para mantenerse al día con la creciente población. Por lo tanto, las ciudades inteligentes comenzarán a convertirse en la norma en las principales áreas metropolitanas del mundo.

¿Qué es una ciudad inteligente?

Las ciudades inteligentes utilizan dispositivos de Internet de las cosas (IoT) como sensores conectados, luces y medidores para recopilar y analizar datos. Luego, las ciudades utilizan estos datos para mejorar la infraestructura , los servicios públicos y los servicios, y más. 

A continuación, describimos cómo las ciudades inteligentes ofrecen un estilo de vida más eficiente y de mayor calidad para sus residentes, y los métodos que utilizan para alcanzar estos objetivos.

Arquitectura inteligente e infraestructura

Los gerentes de edificios de todo el mundo buscan cada vez más incorporar dispositivos y soluciones de IoT en sus infraestructuras para reducir costos y mejorar la calidad de sus edificios.

Red inteligente
Las redes inteligentes ayudan con la conservación de los recursos. 

Una encuesta reciente de Daintree Networks encontró que casi el 60% de los administradores de edificios en los EE. UU. Están familiarizados con el IoT, y el 43% cree que el IoT determinará cómo operarán sus edificios en los próximos dos o tres años. Un área con un enorme potencial de mejora es la iluminación, ya que los gerentes de los edificios podrían cambiar a las bombillas LED para ahorrar dinero y energía.

Otra área son los ascensores, donde la necesidad de una mayor eficiencia es impactante. IBM señaló que en 2010, las personas en la ciudad de Nueva York esperaron un total de 22.5 años por los ascensores. Como resultado, Allied Market Research espera que el mercado de elevadores inteligentes casi se duplique de $ 12 mil millones en 2015 a $ 23 mil millones en 2020.

Podría decirse que la mejor implementación de la arquitectura e infraestructura inteligentes son las redes inteligentes, que ayudan enormemente con la conservación de los recursos. La Comisión Europea espera que el 72% de los consumidores en la Unión Europea tengan instalados medidores de electricidad inteligentes en sus hogares para 2020, y el 40% tendrá un medidor de gas inteligente.

Amsterdam, por ejemplo, ha estado experimentando con la oferta de unidades de almacenamiento de energía doméstica y paneles solares para los hogares que están conectados a la red inteligente de la ciudad. Estas baterías ayudan a reducir el estrés en la red en las horas pico al permitir que los residentes almacenen energía durante las horas pico. Los paneles solares también permiten a los residentes vender energía de repuesto de los paneles a la red.

Ámsterdam es sin duda uno de los destinos preferidos por todo el mundo, no importa la edad que tengas o con quien vayas, siempre encontrarás algo que te fascine sobre Ámsterdam; ya sean sus numerosos canales, más incluso que los de la ciudad de Venecia, sus hermosa arquitectura y monumentos, la mayoría datando del siglo XVI y XVII, sus gran cantidad de museos (de hecho.

Ámsterdam tiene más museos por metro cuadrado que ninguna otra ciudad de Europa), sus paseos en bicicleta o su alternativa vida nocturna y ocio. Sin duda hay un Ámsterdam para cada tipo de viajero, pero también debido a ello, la capital holandesa es uno de los lugares más difíciles y caros en los que encontrar alojamiento durante la temporada alta. A continuación en Wuking vamos a darte una serie de pistas de sitios donde puedes alojarte y disfrutar de Ámsterdam por un precio asequible, para que no sólo tengas acceso a alojamiento económico, sino que todo tu viaje resulte lo más barato posible, con lugares donde gastarte poco dinero o incluso que puedes visitar de forma gratuita. Te presentamos sugerencias para que encuentres apartamentos baratos en zonas que te interesan de la ciudad, desde la parte más céntrica hasta las zonas alejadas del bullicio de los barrios más concurridos.

Lo primero que hay que saber de Ámsterdam es que el centro de la ciudad es mucho mayor que lo que el centro histórico abarca ¿qué quiero decir con esto? Pues que gracias al conveniente sistema de transportes (metro, tranvía, autobús, bicicletas)

Todos con numerosas paradas y puntos de recogida y a precios muy asequibles, podemos alejarnos de los bulliciosos hoteles de la plaza Dam y disfrutar de una noche tranquila, sin perder ni un segundo de nuestro maravilloso viaje.  ¿Qué me dirías, si en vez de un hotel en medio de las bulliciosas y atestadas plazas de Ámsterdam, yo os propusiese unos encantadores aparta-hoteles a la orilla de los canales más hermosos de Ámsterdam a un precio de ensueño? Pues sí, a medida que nos alejamos del centro y entramos en la serie de anillos de agua que forman los canales alrededor de la ciudad, nos encontramos con auténticos rincones de encanto, a tan solo unos minutos de la ciudad y a un precio mucho menor.

Proyectos de ciudad inteligente y aplicaciones de IoT

El ejemplo de Amsterdam es solo uno de muchos, particularmente en Europa, que lidera el mundo en el desarrollo de ciudades inteligentes. La UE ha sido proactiva en alentar a sus países miembros a desarrollar ciudades inteligentes, y la Comisión Europea ha asignado 365 millones de euros para este propósito.

autolib paris coche compartido eléctrico
Paris presentó un programa para compartir autos eléctricos llamado Autolib. 

Y los esfuerzos ya han comenzado a dar sus frutos. Paris lanzó un programa para compartir autos eléctricos llamado Autolib en 2011, y desde entonces ha aumentado la flota de vehículos a 3,000. Los vehículos conectados se pueden rastrear a través de GPS, y los conductores pueden usar el tablero del automóvil para reservar espacios de estacionamiento con anticipación.

Londres anunció a principios de este año que comenzaría las pruebas en un proyecto de estacionamiento inteligente que permitiría a los conductores ubicar rápidamente los espacios de estacionamiento y eliminar la necesidad de largas búsquedas de un lugar abierto. Esto, a su vez, aliviaría la congestión del tráfico urbano. La capital del Reino Unido también planea probar vehículos eléctricos y programas para compartir bicicletas.

Mientras tanto, Copenhague ha comenzado a usar sensores para monitorear el tráfico de bicicletas de la ciudad en tiempo real, lo que proporciona datos valiosos para mejorar las rutas de bicicletas en la ciudad. Esto es crucial, ya que más del 40% de los residentes de la ciudad viajan en bicicleta todos los días.

América del Norte se ha quedado atrás a pesar de ser la región más urbanizada del mundo, con más del 80% de su población en centros urbanos. Aún así, hay muchos proyectos de ciudades inteligentes en funcionamiento en estas naciones, específicamente con respecto a la seguridad pública y el tráfico.

La ciudad de Nueva York ha probado la tecnología de detección de disparos en los recintos policiales en Brooklyn y el Bronx, y el alcalde quiere ampliar estas pruebas en toda la ciudad. Camden, Nueva Jersey ha implementado tecnología similar. 

La ciudad de Nueva York también puso a prueba un programa de automóviles conectados en 2015 con el objetivo de aprender dónde los conductores hacen frenos o giros bruscos con frecuencia debido al tráfico. Los funcionarios podrían usar estos datos para mejorar las condiciones de la carretera y aliviar el tráfico.

Finalmente, San Diego comenzó a usar cámaras integradas en farolas conectadas para monitorear el tráfico de peatones y redirigir los autos durante las horas pico para evitar accidentes de peatones y aliviar la congestión.

El futuro del IoT y las ciudades inteligentes

El potencial de las ciudades inteligentes es casi ilimitado, y el crecimiento de estas ciudades solo debería acelerarse en los próximos años. Pero esta no es la única área que IoT cambiará profundamente en el futuro cercano. Es por eso que BI Intelligence ha elaborado el informe de investigación de Internet de las cosas  . 


El modelo ideal de una ciudad inteligente se basa, principalmente, en los siguientes subsistemas:

Generación distribuida

Consiste en que las ciudades inteligentes cuenten con generación eléctrica repartida por el territorio, a través de un abastecimiento individualizado (micro-generación), no centralizado.

Smart Grids

Se conoce como Smart Grids a las redes inteligentes interconectadas, las cuales poseen una circulación bidireccional de datos entre el service center (o centro de control) y el usuario.

Smart Metering

Se trata de la medición inteligente de los datos de gasto energético de cada usuario, a través de telecontadores donde se realizan las lecturas a distancia y a tiempo real.

Smart Buildings

Los edificios de la Smart City se convierten en inteligentes como modelo de eficiencia. Edificios domóticos que respetan el medioambiente y que poseen sistemas de producción de energía integrados.

Smart Sensors 

Los sensores inteligentes tienen la función de recopilar todos los datos necesarios para hacer de la ciudad una Smart City. Son parte fundamental para mantener la ciudad conectada e informada, y hacer que cada subsistema cumpla su función.

eMobility

Implantación del vehículo eléctrico y los respectivos puestos de recarga públicos y privados.

Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) 

Son las tecnologías de la información que ayudan a la hora de controlar los diferentes subsistemas que componen la Smart City. Mediante ellos los ciudadanos y las entidades administrativas pueden participar activamente en el control de la ciudad.

Smart Citizen 

Los ciudadanos son sin duda la parte fundamental de una Smart City, ya que sin su participación activa no es posible poder llevar a cabo estas iniciativas.

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la navegación de la pagina web.    Más información
Privacidad